malasana

Malasana Postura de la Guirnalda

La postura de la Guirnalda en castellano es una asana de Yoga que comúnmente es reconocida por su nombre en sánscrito MALASANA.  Es una sentadilla profunda donde la postura en cuclillas; ayuda a la apertura de las caderas, rodillas y pies permite acomodar el pecho y las manos en el centro.

Mujer haciendo malasana

Como se hace la postura de la Guirlanda

Comenzando de pie en Tadasana( Postura de la Montaña). Coloca los  pies al ancho de tu esterilla o en defecto de esta, un poco más ancho que las caderas; con las puntas ligeramente mirando afuera.

Flexiona las rodillas y baja completamente. Si no puedes mantener los talones el suelo puedes apoyarlos en una manta doblada o en un bloque. A medida que tu practica regular avance puede ir intentando reducir estos apoyos.

Las manos van colocadas frente al pecho en anjali mudra, posición de plegaria.

La espada esta alargada, el cuello y la cabeza siguen la línea natural de la columna.

Puedes ayudarte con los codos apoyándolos contra la cara interna de la rodilla, presionado suavemente para profundizar la apertura de las caderas.

Las rodillas miran en la misma dirección de los pies.

Todo el peso del cuerpo se encuentra repartido en las plantas de los pies y los talones están bien afincados.

Cierra los ojos y mantén la respiración controlada.

Beneficios de Malasana

  • Favorece el tránsito intestinal y alivia el estreñimiento.
  • Alivia los dolores menstruales.
  • Relaja la espalda lumbar y reduce el dolor.
  • Flexibiliza el tendón de Aquiles y el músculo tibial, relaja y tonifica los músculos de la cadera.
  • Estira las ingles, fortalece la espalda y el abdomen.
  • Es una de las mejores para practicar cuando estás embarazada.
  • Es muy relajante.

Contraindicaciones

Si tienes problemas de lesiones en las rodillas, tobillos y pie.

SI tienes lesiones en la espalda baja.

 

Malasana invierno

Malasana para Principiantes

Si no te sientes cómodo en esta postura por que no tienes elasticidad suficiente en los tobillos, puedes realizarla apoyando los talones en una manta doblada o bloque de yoga. Puedes optar por trabajar tu equilibrio y quedarte en la punta de los pies apoyado. También puede usar un bloque debajo de los glúteos para mantener el equilibrio.

Variaciones para profundizar

Si te siente bien y crees que puedes avanzar un poco más. Coloca la palma de la mano izquierda en el centro entre las dos piernas apoyada completamente en el suelo. Con la exhalación comienza a girar el tronco hacia el lado derecho y extiende este mismo brazo como si quisieras tocar el cielo. Puede hacer varias respiraciones y luego hacerlo hacia el otro lado.

 

 

Publicaciones Similares